jueves, 6 de octubre de 2011

2.- LA PRINCESA DE LA BUFA

Dícese que en el pintoresco y bello picacho del cerro de la Bufa hay una princesa encantada de rara hermosura, que en la mañana de cada 31 de julio, Día de la Cueva, al celebrar a nuestro Santo Patrono San Ignacio de Loyola, sale al encuentro del caminante varón, pidiéndole que la conduzca en brazos hasta el templo de la Basílica de Guanajuato, y que al llegar al altar, volverá a renacer la ciudad encantada, con toda la riqueza y plata, que fue esta capital hace muchos años, la ciudad que se encuentra abajo, sepultada con las inundaciones. Y que ella, la joven del hechizo, recobrará su condición humana.
Pero… para romper este encantamiento hay condiciones precisas, tales como que el viajero, fascinado por la belleza de la joven que le llama, tenga la fuerza de voluntad suficiente para soportar varias pruebas: que al llevarla en sus brazos camine hacia adelante sin turbación y sin volver el rostro, no obstante escuche voces que le llamen y otros ruidos extraños que se produzcan a su espalda.
Si el elegido pierde la serenidad y voltea hacia atrás, entonces la bella muchacha se convierte en horrible serpiente y el caballero se convertirá en piedra, terminando así la historia, con una piedra más en el camino.
La oferta es tentadora: una lindísima muchacha y una fortuna inacabable, pero, quién es el galán con temple de acero, que puede realizar esta hazaña?
Escritores y poetas nacen y mueren, y nos comparten la leyenda de “La ciudad encantada de Guanajuato, con su hermosa princesa de la Bufa”. No ha sido fácil, pues la ciudad, tiene más de cuatro siglos y no ha habido quien cumpla los requisitos, para deshacer el hechizo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada